Castillo de la Bella Durmiente

Posted by on in Atracciones

Details

Los puntiagudos torreones rosados del Castillo de la Bella Durmiente, visibles desde casi todo el Parque Disneyland®, son un punto de referencia para orientarse dentro de éste. Antes de dejarse arrastrar por el susurro que asciende por la escalinata de caracol hasta la torre principal no hay que olvidar pedir un deseo en el pozo mágico, junto a la entrada. *Galería de la Bella Durmiente. En el primer piso del Castillo ( se dispone de un ascensor, pida su código de acceso en City Hall o en la boutique Merlin el Encantador) se encuentran los manuscritos e ilustraciones del cuento. Tapices d’Aubusson en las paredes y vidrieras con imágenes de las Hadas Madrinas, los reyes y la bruja, hechas por artesanos británicos, decoran esta galería al tiempo que narran el cuento de la bella princesa que se durmió, y con ella el Castillo entero, por culpa de un maleficio. Por supuesto, no podía faltar la fatídica rueca con la que se pincha Aurora. En la Galería hay un mirador desde el que se divisa todo Fantasyland y, también, el promontorio a los pies del Castillo en el que los niños se esmeran con todas sus fuerzas en extraer la espada Excalibur de la piedra en la que se encuentra insertada por designios del Mago Merlín. La guarida del Dragón. El único que no duerme en el Castillo es el dragón en el que se convierte la bruja al final del cuento. Escondido en el interior de su gruta, en los sótanos del Castillo, observa a los visitantes con la mirada tenebrosa de sus oblicuos ojos rojos mientras echa humo por la nariz y su cola golpea el fango.

Leave a Reply

  • (will not be published)